Menú Principal
11 de Mayo de 2018

DEM participó en celebración para madres migrantes organizada por Fundación Chile Unido

Como parte de su rol de apoyo, contención y acompañamiento integral y continuo a mujeres con embarazos no deseados ni planificados, en situación de vulnerabilidad, la Fundación Chile Unido celebró, este 10 de mayo, el Día de la Madre como una actividad que va más allá de las nacionalidades y culturas.

La hermosa iniciativa convocó a mamás chilenas y extranjeras (venezolanas, haitianas, colombianas, peruanas, congoleñas) que son parte del mencionado Programa de Acompañamiento que la organización desarrolla hace 18 años. Del total de casos atendidos en 2017, un 18 por ciento correspondió a embarazadas extranjeras y entre enero y abril de este año la cifra ascendió al 22 por ciento.

Lisa Tshimbalanga es congoleña, 34 años, tiene tres hijos y espera el cuarto. Llegó a Chile en 2007 acompañando a su marido. Se acercó a la Fundación, ya que al confirmar su nuevo embarazo se asustó por todo lo que implica para una migrante tener una familia tan numerosa. Agradece la “mano amiga” que Chile Unido le ha tendido, “ha sido como una familia para mí, las profesionales y voluntarias se preocupan por mi salud, me apoyan y me dan contención”.

De forma similar piensa Irene Ulco, peruana que llegó a Chile en 2004, tiene tres hijos, la menor de dos meses. Vino a Chile buscando un mejor porvenir económico y laboral. Llegó a Chile Unido cuando estaba embarazada, por recomendación de una amiga. “Estaba desesperada y mi decisión era no tener al bebé, pero acá las profesionales me ayudaron en lo emocional y fueron esenciales para cambiar de opinión. En mi país no hay instituciones de este nivel ni con este compromiso”, indicó.

El caso de la colombiana Jessica Yurany, de 26 años, es distinto. Tras un paso por Argentina una amiga le recomendó venir a conocer Chile, hace dos años. Le encantó el país, postuló a algunos trabajos y decidió radicarse. Actualmente está en trámite para obtener su Permanencia Definitiva. Tiene una bebé de dos meses y la Fundación le ha dado el soporte emocional que le ha facilitado su inserción en la sociedad chilena. “No puedo quejarme, me he sentido acogida y acompañada, ha habido dificultades, pero me ha ido bien”, acotó.

Muchas de las mujeres migrantes que llegan al país están solas, sin redes de apoyo, entonces al momento de quedar embarazadas no saben qué hacer, desesperanzadas y pensando muchas veces en el aborto como la única solución ante toda la adversidad que viven. Es ahí cuando acuden al Programa de Acompañamiento de la Fundación en busca de alguien que las acoja y contenga.

La fundación ofrece ayuda a través del teléfono 800-572-800 correspondiente al programa “Programa de Acompañamiento”, del 800-226-226 del programa “Comunícate”, que proporciona orientación y apoyo sicológico, telefónico, gratuito, confidencial y profesional, para atender la problemática que presentan, ayudándoles a encontrar una vía de solución a sus problemas, restablecer el equilibrio adaptativo con su entorno social y mejorar su salud mental y su bienestar. También disponibiliza información en su sitio web www.embarazoNodeseado.cl. De todas las llamadas recibidas la Fundación ha revertido la idea de abortar en un 85 por ciento de ellas.

La actividad estuvo encabezada por la Directora Ejecutiva de la Fundación Chile Unido, Verónica Hoffmann; y por el Departamento de Extranjería y Migración participó la socióloga y analista de la Sección Convivencia y Territorio, Romina Sottolichio.